Desastres golpean cerca: Cómo ayudar

Los residentes del área caminan por un vecindario destruido por un incendio forestal en Santa Rosa, California. El obispo Robert F. Vasa asegura que la diócesis de Santa Rosa “ha sido golpeada duramente” y “permanence en un estado de incertidumbre” debido a los incendios forestales en el norte de California, que comenzaron la noche del 8 de octubre. CNS DE Jim Urquhart, REUTERS

Los residentes del área caminan por un vecindario destruido por un incendio forestal en Santa Rosa, California. El obispo Robert F. Vasa asegura que la diócesis de Santa Rosa “ha sido golpeada duramente” y “permanence en un estado de incertidumbre” debido a los incendios forestales en el norte de California, que comenzaron la noche del 8 de octubre. CNS DE Jim Urquhart, Reuters

Redacción de
El Heraldo Católico

El obispo Michael C. Barber, S.J., hizo un llamado a los feligreses de la diócesis de Oakland para que ayuden a sus vecinos del Norte de la Bahía, afectados por incendios forestales que comenzaron el 15 de octubre y que han ardido por más de una semana. Al menos 41 personas perdieron la vida y 5,700 estructuras fueron destruídas por un incendio que al cierre de esta edición había ennegrecido 200,000 acres.

“A medida que la pérdida de vidas y propiedades se incrementa debido a los incendios forestales al norte de nuestra diócesis, nuestros corazones sufren por nuestras hermanas y hermanos en la diócesis de Santa Rosa”, escribió el obispo Michael C. Barber, S.J., en una carta a los sacerdotes de la diócesis de Oakland. “Únase a mí en oración por los muertos y por los que sufren, ya sea por lesiones físicas o por la pérdida de sus hogares y medios de vida. También oramos por los bomberos, el personal médico, los trabajadores sociales y todos los que están ayudando a las víctimas y sus seres queridos”.

“Le pido a todas las parroquias que consideren una colección especial para las víctimas de los incendios”, dijo el Obispo Barber en su carta, brindando la oportunidad de ayudar. El dinero se enviará a la diócesis de Santa Rosa.

Caridades Católicas de Santa Rosa está trabajando con otras agencias para brindar apoyo a corto y largo plazo a las víctimas. Las donaciones monetarias serán la contribución más útil a ese trabajo. También pueden aceptar una cantidad limitada de pañales, toallitas húmedas, máscaras faciales, mantas de tamaño doble, artículos de tocador, toallas y abrigos cálidos para adultos. Consulte su sitio web en www.srcharities.org/fire-recovery para conocer sus necesidades más recientes.

La escuela secundaria Cardinal Newman y la escuela primaria St. Rose sufrieron daños en el primer día del incendio.

El reverendo Jeffrey Keyes, CPPS, vicario parroquial de la Catedral de San Eugenio en Santa Rosa y ex pastor de la Iglesia de San Eduardo en Newark, celebró la misa en el recinto ferial del condado de Sonoma para la Guardia Nacional y los socorristas el 14 de octubre.

El obispo Robert F. Vasa, de la diócesis de Santa Rosa, aseguró a su congregación sus “oraciones continuas y ardientes por su seguridad y bienestar. Mientras estamos lejos y dispersos, necesito que sepan que no están solos”, él escribio. “… los planes ya están en marcha, especialmente para nuestras escuelas afectadas, para proporcionar un camino hacia adelante”.

Respuesta solidaria

Ese camino hacia adelante llamó la atención de los estudiantes de las escuelas secundarias de la diócesis de Oakland. La Escuela Secundaria Bishop O’Dowd ha designado una colección de “dólares por día”, y los estudiantes de la Escuela Secundaria St. Joseph Notre Dame también se comprometen a ayudar a los estudiantes a recuperarse. Los estudiantes de la escuela Alameda cargaron un camión con los suministros que recolectaron durante un día de viaje el 13 de octubre.

La escuela Holy Names High se asoció con Yandell Truckaway, una compañía local de camiones para enviar artículos de tocador y productos secos a los refugios del Norte de la Bahía.

La parroquia San Ramón, en Dublín trabajó con el Redwood Empire Food Bank en Santa Rosa para proporcionar los alimentos listos para comer tan necesarios, como la mantequilla de maní, el atún envasado en aluminio y las barras de granola, así como el agua embotellada para su distribución en los refugios de evacuación

Los feligreses de la parroquia St. Michael se unieron con los vecinos de Livermore para enviar agua de botella, productos enlatados, artículos para el cuidado personal y linternas.

Más de 40 miembros de la tropa de Souts 6 de Piedmont, incluidos los alumnos de Bishop O’Dowd O’Dowd pusieron sus habilidades culinarias a buen uso. Con sus líderes y padres adultos, los Scouts armaron una cocina móvil; luego prepararon y sirvieron el almuerzo a más de 200 voluntarios de Redwood Empire Council Boy Scout que trabajaban a dos millas de los incendios.