Activistas católicos comprometidos a hacerse escuchar por la legislatura

Los obispos Jaime Soto, de Sacramento, Richard Garcia, de Monterey, Gerald Barnes , de San Bernardino y Kevin Vann , de Orange bendicen a los participantes del Día del activismo católico. Foto: Michele Jurich

Los obispos Jaime Soto, de Sacramento, Richard Garcia, de Monterey, Gerald Barnes , de San Bernardino y Kevin Vann , de Orange bendicen a los participantes del Día del activismo católico. Foto: Michele Jurich

Por Michele Jurich
El Heraldo Católico

SACRAMENTO. — Isabel Lara acudió por primera vez al Día de Activismo Católico (Catholic Advocacy Day), pero supo apropiadamente llamar la atención.

Durante una conferencia con la asistente legislativa de la asambleísta republicana Catharine Baker, de San Ramón, Lara ilustró lo que una colega en el día del cabildeo le estaba diciendo a la joven asistente: Lara sacó su teléfono y mostró la foto de un hombre joven.

Este es un ejemplo de uno de los estudiantes de los que estamos hablando, le dijo a la asistente.

Esa fotografía valía más que mil palabras.

Lara fue una de las ocho personas de la Diócesis de Oakland que se unió a otros 80 miembros de la diócesis a lo largo del estado de California, el pasado 25 de abril, durante el Día de Activismo Católico.

En los pasillos del capitolio estatal, los activistas católicos, armados con sus materiales de difusión preparados por la Conferencia Católica de California (el grupo de cabildeo de los obispos católicos basado en Sacramento), estaban determinados a hacerse escuchar.

Las reuniones con miembros del personal legislativo en la Asamblea o el Senado fueron cortas, de unos 15 a 30 minutos en el mejor de los casos.

Más de una vez durante la jornada en el Capitolio los participantes católicos deben haber recordado las palabras del obispo Jaime Soto de Sacramento, quien les pidió que tuvieran paciencia, durante una sesión de oración en la mañana realizada en una sala que se encuentra debajo de la Catedral de Sacramento, ubicada a dos cuadras del Capitolio.

“Paciencia, para nosotros, no debe ser una debilidad sino una fortaleza”, dijo.

En conjunto con el obispo de Monterey Richard García, el obispo de San Bernardino Gerald Barnes y el obispo de Orange Kevin Vann, el obispo Soto bendijo a los asistentes antes de que partieran hacia el Capitolio.

El Día de Activismo Católico se enfocó en asuntos relacionados con los niños. Los grupos católicos cabildearon a favor de que pasen seis propuestas de ley que tratan sobre temas como: sacar a los niños de la pobreza; educació, particularmente para niños de padres deportados y jóvenes que han delinquido; vivienda para menores sin hogar y recortes de impuestos para nuevos maestros.

Antes de dirigirse a sus encuentros previamente pautados con legisladores, o de ir a las reuniones de comités legislativos, los activistas se reunieron en mesas en el salón de la catedral para revisar sus notas y planear su estrategia.

En una reunión realizada al mediodía con Annalee Akin, asistente de la asambleísta Baker, un pequeño contingente encontró a una persona dispuesta a escucharlos.

Gwen Watson expresó su agradecimiento por la participación de Baker en las asambleas públicas bipartidistas donde estuvo presente el senador estatal Steve Glazer, Demócrata de Orinda.

Watson, una feligrés de la parroquia de Cristo Rey en Pleasant Hill, participó en una discusión cordial sobre las propuestas de ley ante la Legislatura.

La ciudadana calificó a una de las propuestas como “algo que no tiene mayor ciencia”.

Akin le habló al grupo acerca de parte de la legislación que la congresista está apoyando, que incluye medidas que ayudarían a proteger a víctimas de tráfico humano, y a permitir que las víctimas testifiquen en video.

La Diócesis de Oakland y Caridades Católicas del Este de la Bahía (a petición de la fiscal de distrito del condado de Alameda Nancy O’Malley) se han comprometido a respaldar la Casa de Claire, una residencia para mujeres jóvenes que han sido víctimas de tráfico sexual.