Catedral celebrará Día mundial de los enfermos el 11 de febrero

El obispo Michel C. Barber, S.J. saludó y bendijo a una pareja de la tercera edad al finalizar la Misa por los enfermos, el año pasado. Foto: Raúl Ayrala

El obispo Michel C. Barber, S.J. saludó y bendijo a una pareja de la tercera edad al finalizar la Misa por los enfermos, el año pasado. Foto: Raúl Ayrala

Redacción de
El Heraldo Católico

El 11 de febrero, a partir de las 11:00 a.m., se conmemora en la Catedral Cristo, La Luz, el Día mundial de los enfermos.

El papa San Juan Pablo II inició esta observación anual que coincide con la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. Un ministerio específico de la diócesis trabaja durante el año en la preparación de este día.

Los invitados

Están invitados a la Misa, Unción de los Enfermos, bendición y distribución de agua bendita de Lourdes quienes sufren alguna enfermedad o problemas de salud, y sus familias, así como quienes cuidan de enfermos y trabajadores de la salud.

Después de la Eucaristía habrá una recepción en uno de los salones parroquiales.

No se necesita hacer reservaciones para recibir el sacramento, ni para la recepción posterior.

Las personas en sillas de ruedas o con dificultad para movilizarse pueden pedir a quien las traiga que se estacione por unos minutos sobre la calle Harrison, para ser acompañadas desde allí hasta el templo.

El estacionamiento de los carros será en el garage del edificio Kaiser, frente al complejo de la catedral.

¿Quién puede recibir la Unción de los Enfermos?

El padre Dan Danielson, ex párroco de la Comunidad Católica de Pleasanton y ex editor del boletín diocesano dedicado a los sacerdotes “Padre Periodical”, aclara que la unción de los enfermos no es la extremaunción. También ofrece la siguiente guía para recibir la Unción de los enfermos.

• Edad: “Niños de hasta siete años o incluso menos pueden recibirla”, dice el padre Danielson; pero no un bebé o infante. También puede ungirse al anciano por el solo hecho de experimentar una debilidad general debido a su edad avanzada.

• Estado de salud: cualquier persona que sufre una enfermedad grave o un trastorno serio de salud puede recibir la unción de los enfermos. Esto excluye un simple dolor de cabeza, gripe o malestar por haber bebido alcohol.

La unción se justifica si alguien tiene una adicción como alcoholismo o drogadicción, si ha estado seriamente deprimido por largo tiempo. También se autoriza si alguien va a ser sometido a una cirugía por enfermedad (no es el caso de operaciones electivas, como la mayoría de las cirugías estéticas).

• Frecuencia: se puede recibir el sacramento de la unción de los enfermos varias veces en la vida, como parte normal del sistema de sacramentos católico, dice el padre Danielson.

En general, por una enfermedad determinada la persona recibe la unción una sola vez; pero si se agrava, puede recibirla hasta una vez por mes.

“Este sacramento es para aquéllos que tienen una enfermedad grave, para los que tienen un problema de salud por el que rogamos y esperamos que se recuperen”, afirma el sacerdote. “En esta celebración sacramental, oramos porque los fieles sanen en cuerpo, mente y espíritu”.