Foros de inmigración procuran tranquilizar a latinos

Asistentes al primer foro de inmigración de OCO en San Jarlath escucharon presentaciones del párroco, líderes comunitarios y una abogada. Foto: Raúl Ayrala

Asistentes al primer foro de inmigración de OCO en San Jarlath escucharon presentaciones del párroco, líderes comunitarios y una abogada. Foto: Raúl Ayrala

Diócesis, OCO y Caridades Católicas ofrecen apoyo y solidaridad

Por Raúl Ayrala
El Heraldo Católico

Después de la elección presidencial de Donald Trump, católicos de todo el país -desde estudiantes hasta obispos- expresaron preocupación por el pueblo inmigrante, la gente de color y otros sectores de la población estadounidense, cuyo futuro fue puesto en duda por las declaraciones que el magnate hiciera durante la campaña.

“Ha sido una elección contenciosa, anclada más en la frustración y la ansiedad que en la esperanza”, dijo el obispo de Sacramento Jaime Soto; el arzobispo de Los Ángeles pidió que se impusiera la misericordia y que se dé fin a las deportaciones. A nivel local, Organizaciones Comunitarias de Oakland (OCO) se unió a la diócesis para ofrecer recursos y orientación a los inmigrantes que se encuentran confundidos y atemorizados.

En la parroquia de San Jarlath se realizó el 23 de noviembre pasado un foro de inmigración, el primero de una serie de encuentros propiciados por OCO y el obispado, con la asistencia de 40 participantes, entre abogados y asesores de Caridades Católicas del Este de la Bahía, que recibieron consultas del público.

El párroco padre Stephan Kappler inició el foro con una oración, y comentó que al día siguiente de las elecciones, encontró en su escuela parroquial a varios niños llorando “de miedo y ansiedad”.

Lo importante “después de un evento traumático es regresar a una rutina normal” para superarlo, dijo el padre Kappler, a la vez que alentó a los presentes a educarse y a conocer sus derechos porque “nadie merece vivir con ansiedad”, dijo.

Miedo e inseguridad

Los organizadores pidieron a los asistentes que platicaran con la persona o familia sentada al lado para intercambiar opiniones sobre el futuro bajo Trump.

Alba (que no quiso dar su apellido) dijo que por razones personales viaja mucho en autobús y que ahora no quiere hacerlo porque teme ser parada por la policía o inmigración.

Sam Davis, coordinador de OCO, aclaró que “no es posible” que se deporte a todos los indocumentados porque eso arruinaría la economía, pero advirtió también que “lo que sí puede hacer es denegar derechos a los inmigrantes”.

La venezolana Vanessa Pumar, quien es la primera “dreamer” en obtener el título de abogada y que trabaja para Caridades Católicas del Este de la Bahía (CCEB), recalcó que “una cosa es la realidad y otra es lo que expresa Trump” porque “el presidente electo no tiene idea de lo que pasa en inmigración”.

“Caridades Católicas tuvo contacto con ICE (la agencia encargada de las deportaciones) y nos dijeron que ellos no tienen recursos para realizar más deportaciones que las que vienen haciendo hasta el momento”, expresó la abogada.

Luego de la exposición de los líderes de OCO y de CCEB, los asistentes hicieron consultas con los especialistas presentes, como Pumar y la coordinadora del programa de servicios legales de Caridades Católicas Maciel Jacques.