Oran por la paz cientos de personas en la catedral

Representantes de cinco religiones se reunieron en la Catedral y participaron en una procesión con candelarias. Foto: Chris Silva

Representantes de cinco religiones se reunieron en la Catedral y participaron en una procesión con candelarias. Foto: Chris Silva

“Las religiones no deben ser violentas”, dice el obispo

Por Michele Jurich
El Heraldo Católico

Por medio de la oración, el canto y una procesión con cirios, más de 600 personas de diferentes creencias se congregaron en la Catedral de Oakland el martes 6 de septiembre pasado para dar testimonio de que las religiones se basan en la paz y la buscan activamente.

El encuentro llevó el nombre de ‘La Misericordia, corazón de la paz’, y fue convocado por la diócesis y la Comunidad de Sant’Egidio. Líderes de cinco credos — budista, hindú, musulmán, judío y cristiano — encabezaron por separado las plegarias de cada una de sus religiones.

La cantidad de personas que llegó a la convocatoria sobrepasó la capacidad del centro de eventos de la Catedral Cristo, La Luz, por lo cual parte de la audiencia fue ubicada en el templo, donde pudo escuchar la discusión del panel.

Plegarias

Las oraciones multireligiosas tuvieron lugar en distintos salones del complejo catedralicio, en los que se cubrieron las imágenes católicas con velos blancos.

El grupo más grande era el cristiano, que se reunió en la catedral misma. La homilía del reverendo James Hopkins, de la iglesia bautista Lakeshore Avenue, de Oakland, basada en la curación del ciego Bartimeo, se centró en la misericordia.

“A veces somos Bartimeo, y necesitamos de la misericordia”, dijo el pastor cristiano. “A veces somos los que querían callarlo diciéndole que no molestara a Jesús”. Cuando Cristo responde al llamado del ciego y lo cura, “Él nos muestra lo que es la misericordia”.

Panel

Tras las plegarias, los grupos de las cinco religiones participantes escucharon perspectivas sobre la misericordia por parte de tres líderes de la fe, internacionalmente conocidos.

El obispo Michael C. Barber S.J. agradeció y dio la bienvenida a los presentes.

“Todos somos hijos de Dios, por lo tanto somos hermanos”, dijo. “Como gente de fe, queremos dar testimonio a la sociedad que Dios es el origen y la fuente de la paz. La fe en Dios no tiene que llevar necesariamente a la violencia y a la guerra”.

La representante de la Comunidad de Sant’Egidio, Paola Piscitelli, explicó que el encuentro de Oakland conmemoraba los 30 años de la histórica reunión de líderes de los principales credos mundiales en Asís, Italia, convocados por el papa San Juan Pablo II para afirmar la naturaleza pacífica de las religiones.

La jornada finalizó en la plaza que rodea a la Catedral, en una noche cálida de septiembre, mientras un collar de luces desfilaba por la calle de enfrente junto al lago Merritt. Después que los líderes de cada religión leyeran y firmaran un compromiso por la paz, el resto de la gente aguardó con paciencia para agregar sus propias firmas. El documento fue enviado a la ciudad de Asís.

El papa Francisco repitió el encuentro de Asís el 20 de septiembre, dos martes después del de Oakland. Participaron, entre otros, el patriarca ecuménico ortodoxo Bartolomé de Constantinopla y el arzobispo anglicano de Canterbury Justin Welby, junto a cientos de fieles de las respectivas religiones.