Santa María, actividad y dedicación

Cada domingo la Misa es coordinada por un grupo diferente. En la foto, lideran la procesión de entrada integrantes del grupo de oración Vida Nueva. Foto: José Luis Aguirre

Cada domingo la Misa es coordinada por un grupo diferente. En la foto, lideran la procesión de entrada integrantes del grupo de oración Vida Nueva. Foto: José Luis Aguirre

Por José Luis Aguirre
El Heraldo Católico

Si hay algo que caracteriza a la parroquia de Santa María en Walnut Creek, es su fuerte presencia en grandes eventos como la caminata pro-vida, que se realiza anualmente en San Francisco, o la peregrinación guadalupana de la Diócesis de Oakland.

Su representación es evidente por las pancartas que sus feligreses portan en estos eventos multitudinarios. Este año, la iglesia de Santa María estará liderando la procesión en honor a la Virgen de Guadalupe que se llevará a cabo el 6 de diciembre desde la parroquia de San Luis Beltrán hasta la Catedral Cristo la Luz.

“Aquí nos tomamos muy en serio las celebraciones de la Virgen”, afirma Manuel Hernández, coordinador del grupo de oración Vida Nueva. “Nuestra iglesia se llama Santa María de la Inmaculada Concepción, así que celebramos la purísima, que este año va a ser el 13 de diciembre y por supuesto la guadalupana”, agregó.

Además de venerar a la madre de Dios, los feligreses de esta parroquia están muy involucrados con el movimiento pro-vida, según el padre Hugo França, vicario parroquial y director del ministerio hispano.

“La comunidad es muy activa, vibrante y acogedora”, dice el sacerdote de origen brasileño y quien llegó a la parroquia hace año y medio. “Cuando fui trasladado a Santa María sólo hablaba ‘portuñol’, una mezcla de portugués y español y la comunidad fue muy receptiva”.

El padre França llegó a la Diócesis de Oakland hace siete años desde su país de origen con la misión de trabajar con la comunidad brasileña y portuguesa. Sin embargo, ha aprendido español y hoy es el encargado de la Misa en este idioma en su parroquia, los domingos a la 1:00 p.m.

Aunque los hispanos no conforman el grupo más grande en esta parroquia, esta comunidad está creciendo.

Griselda Saragoza ha sido testigo de este cambio. “La Misa en español se llena porque aquí se siente el espíritu mexicano”, dice esta feligrés quien lleva 15 años asistiendo a esta iglesia.

“Somos una comunidad muy unida y participativa”, agrega Andrea Ruvalcaba ,quien ha participado en los grandes eventos como las marchas pro-vida.

Otros, como Libis Starvoli, coordinadora de la parroquia, además destacan la belleza arquitectónica de la parroquia.

“Nuestra iglesia es muy bonita pues parece una misión”, asegura Starvoli, “La comunidad es muy gentil, muy humilde y son personas que sinceramente aman a Dios. Somos muy constantes y casi que vemos las mismas caras todos los domingos”.

Proyecto reciente

Uno de los proyectos más recientes en los que toda la comunidad ha estado involucrada, ya sea con aporte económico o mano de obra, es la construcción de una capilla de adoración al Santísimo que estará abierta las 24 horas, los siete días de la semana.

Se espera que la obra sea inaugurada a principios del próximo año y como dice la señora Starvoli, “la capilla no sólo es para los feligreses de Santa María sino para el mundo católico del Este de la Bahía que quiera venir a adorar al Señor”.

Hace algunos años, Tilcia Olaya estuvo muy involucrada en diferentes comités de la parroquia, pero no pudo continuar por razones laborales; aún así sigue asistiendo a las misas dominicales.

Fue lectora, luego formó parte del grupo que le lleva comunión a enfermos terminales o personas que ya no pueden ir a la iglesia por motivos de salud.

“Este ha sido uno de los ministerios más bonitos en los que he participado, más aún porque es algo que no existe en nuestros países”. Ella Iba todos los viernes a llevar el cuerpo de Cristo a una anciana hasta que hace año y medio falleció.

“Esta parroquia es muy linda porque hay comités especiales para recoger fondos. Se reúnen por grupos, la gente hace su comida típica y la vende para apoyar diferentes obras. Aquí, podemos decir que todos trabajamos para la iglesia”, comentó.

El pasado 18 de octubre, al cierre de esta edición, la comunidad le dio la bienvenida formal al padre Fred Riccio, durante la Misa de instalación oficial como su nuevo párroco.